A espada Wudang Tai Chi

A espada Wudang Tai Chi

Wudang Taiji Jian - La espada del Tai Chi de Wudang

 

 

                                            Autor: Jordi Vilà, publicado por http://taijiquan.info

 

Wudang Taiji Jian

 


“La espada deberá medir dos
cun y seis fen de anchura;

la empuñadura deberá ser de un chi, un cun y siete fen de larga;

la hoja medirá dos chi, cuatro cun y siete fen,

y de esta manera, la espada tendrá tres chi y nueve cun de longitud”.

Ritual de forja de espadas
según el Dongxuan Lingbao Daoxue Keyi
(Rituales taoístas del Misterio Arcano y la Joya Mágica. Canon Taoísta TT. 1126, fasc. 761)



Las espadas en el taoísmo

 
Los nueve sucesores de la secta "DAN” 

Song Weiyi

Li Jinglin 
 
Li Yulin
 
Li Tianji
 
Características de la espada de Wudang
 
Forma de espada de Wudang (Versión Li Tianji)


LAS ESPADAS EN EL TAOÍSMO


           Siempre ha existido una unión entre esgrima y taoísmo, puesto que la espada recta se usaba tanto en rituales religiosos y mágicos como en situaciones de defensa personal. En el taoísmo ceremonial, la espada es un elemento indispensable en los exorcismos y los ritos de subyugación de entidades demoníacas. No en vano, la tradición antigua del taoísmo Huang-Lao afirma que el legendario Emperador Amarillo (Huang Di), patrón de las artes esotéricas, blandía, según el texto Huangdi Benji, una espada de bronce.

Relacionada con el Fuego en la dinámica de los Cinco Elementos, la espada siempre ha sido reverenciada por los taoístas como poseedora de un espíritu mágico que requiere una gran maestría de la energía interna para su manejo correcto. En la alquimia interna clásica, la espada representa el Shen (psique) y es utilizada como transmisor y recolector de energía, lo que la convierte en una herramienta especialmente poderosa. Seguramente de este modo, los taoístas descubrieron que algunas técnicas alquímicas de espada les permitían recobrar rápidamente el aliento y la tranquilidad en el fragor del combate. En la tradición de las montañas Wudang, en la provincia de Hubei, el alquimista Zhang Sanfeng ha sido siempre descrito como experto en el manejo de la espada y gran luchador. En el  Daozang Yaoji se lee: “Zhang Sanfeng, de finales del período Yuan y principios del Ming, era llamado también Quan Yi y Jun Shi. Su nombre taoísta era Maestro Xuan Xuan, oriundo de Yizhou, en Liaodong. Tenía un enorme talento para las artes, y sobresalía en el manejo de la espada”. Los artistas marciales saben que para ser maestro en la espada, hay que dominar en primer lugar las técnicas de mano vacía, por lo que no es extraño que Zhang haya sido un gran maestro en la lucha a manos desnudas de Wudang.

Este alquimista o sus sucesores pusieron a punto el arte de la esgrima de Wudang. En el texto “Neijia Danzi Zhendi” (Auténtico significado de la Escuela Interna del Elixir), se lee: “El antepasado Sanfeng se inspiró en la vía del Libro del Cambio (Yijing) para poner a punto su técnica de esgrima. De acuerdo a la doctrina del Cambio, las mutaciones provienen del Tao del Cielo; de ahí que la técnica suprema del arte de la esgrima adopte los Ocho Trigramas como representación de las ocho direcciones; los 64 hexagramas como las 64 posiciones; las 384 líneas individuales (yao) como las 384 manos (técnicas)”. De acuerdo a la tradición, el entrenamiento básico duraba tres años. Sólo después de una correcta instrucción se podría acceder al dominio del trabajo interior, gracias al cual “al atacar se levanta una suave brisa y no se puede ver la espada;  si se mira el reflejo de la espada, no se podrá ver a quien la empuña”.

 

 

 

  LOS NUEVE SUCESORES DE LA SECTA “DAN” 武当丹派

       
De acuerdo al taoísta Song Weiyi, el arte de la espada de Wudang fue puesto a punto por Tongxuan Zhenren, nombre honorífico del Zhang Sanfeng. La tradición se mantuvo en el ámbito de los monjes guerreros de las montañas Wudang y se transmitió en secreto hasta que el célebre sucesor del Boxeo Interno de Wudang, Zhang Songxi (quien vivió durante el reinado de Jia Jing -1522-1566-) renovó el arte añadiendo su experiencia en ocho estilos diferentes de lucha, y llevó el arte de la esgrima de Wudang (Wudang Jian) a la región de Siming Shan, donde se iniciaría el linaje de la secta “Dan” (Elixir –literalmente, cinabrio-, meta de la alquimia taoísta).


Así, el arte se transmitió a lo largo de nueve generaciones, a saber:

1.     Zhe Dong (nombre taoísta: Dan Yazi).

2.     Zhao Taihu, de Qin’an (nombre taoísta: Dan Yun Shan Qiao),

3.     Wu Jiucheng (nombre taoísta: Wudang Danxu)

4.     Yan Xisheng. (nombre taoísta Ding Dan Sou)

5.     Lu Shiniang, de Zhejiang. (nombre taoísta: Dan Xiake).

6.     Li Danian, (nombre taoísta Jindan Chizi),

7.     Chen Yinchang, (nombre taoísta Danyun Luzhe).

8.     Zhang Yehe (nombre taoísta: Huan Danzi).

9.     Song Weiyi, cuyo nombre taoísta era Feidan Jiu’er.


Así se cerraba la transmisión de la esgrima de la Secta Dan de Wudang. La palabra Dan (Elixir) figura en los nombres de los maestros de las nueve generaciones consecutivas.

 


SONG WEIYI
宋唯一


            Song Weiyi (1860-1926) de Beizhen, Fengtian (Mukden) fue un taoísta famoso. Su nombre  era De Yuan, y su sobrenombre Qi Chen. Weiyi significa “el único”.

Su encuentro con el taoísta Zhang Yehe, quien afirmaba que Song estaba predestinado a ser el maestro de la novena generación, le llevó a aprender esgrima durante dieciséis años.

Espadachín insuperable, sorprendió a toda la comunidad de artistas marciales con su pericia en la esgrima, labrándose una fama absolutamente merecida. Escribió libros famosos como “Wudang Danpai Jianshu” (“Esgrima de la Secta del Elixir de Wudang”) y “Wudang Jiu Pai Yuanliu”  (“Orígenes de las Nueve Sectas De Wudang”), y, junto a su hermano Song Depu, “Wudang Jian Pu” (“Registros de la Esgrima de Wudang”)

Llegado a Beijing, Song Weiyi no tardó en ser reconocido como un igual por los más grandes maestros de las artes marciales chinas.

También existe una tradición que afirma que en el Taijiquan no existían formas de manejo de la espada hasta que Song Weiyi enseñó esgrima a Yang Banhou, hijo de Yang Luchan.

 


LI JINGLIN
李景林

 

        Li Jinglin (1885-1931), llamado Li Fangzhen, fue el más famoso discípulo laico del taoísta Song Weiyi, e hizo honor a la fama de su escuela durante toda su vida, llevando a la cúspide el arte de la esgrima, hasta el punto de que fue conocido como Shenjian Li “Li Espada Mágica”. Relacionado con los círculos militares, en 1925 se le ascendió a general y jefe instructor de artes marciales de las fuerzas armadas. De este modo combinó su carrera militar con las artes marciales en un período especialmente turbulento en la China de principios del siglo XX.

Li Jinglin no solamente era diestro en el arte de la espada, sino que destacó en la difícil forma de Taiji de Yang Banhou (1837-1922). También trabó lazos de amistad con Sun Lutang (1861-1933) y otros maestros de las Wushu, gracias a su cargo directivo en la Academia Central de Guoshu de Nanking (南京中央国术馆) en 1928, un punto de encuentro excepcional para los más grandes expertos del momento. Entre los docentes de este centro podemos citar al presidente de la Academia, Zhang Zhijiang, Zhu Guofu (Xingyi, boxeo occidental), Wang Ziping (Shaolin, Shuaijiao), Li Jinglin, subdirector (Li Taiji, palo, espada, sable, Tuishou), Yang Chengfu (Yang Taiji, palo, espada, sable, Tuishou), Sun Lutang (Sun Taiji, palo, espada, sable, Tuishou), Ma Liangzhuan (Nuevo Wushu), Wu Junshan (Wu Taiji, Baguazhang), Chen Ziming (Chen Taiji), Gao Zhendong (Xingyiquan),  Huang Baijia (Bagua, Xingyi de Doce Animales), MaYingtu (Bajiquan, Pigua, Tongbei), Xu Baolin (Mono, Borracho), y otros muchos talentos del boxeo chino, que no podemos citar por falta de espacio. Desde su creación en 1928 hasta su clausura en 1948 esta academia representó uno de los mayores intentos para agrupar las Wushu en un solo núcleo, más allá de las mezquinas luchas entre estilos y entre maestros.

 

Li Jinglin modificó de manera muy inteligente y eficaz la técnica de esgrima de Wudang, añadiendo algunos principios de Baguazhang y elementos del Taijiquan, para hacer una forma más compleja. Desarrolló también una forma a dos personas, Wudang Dui Jian, que reúne el trabajo de combate: estrategia, desplazamientos, tácticas, etc. Viendo las diferencias entre versiones actuales de la forma Wudang realizadas por sucesores de Li Jinglin, es lícito suponer que no existía estandarización de la técnica, y que el Maestro enseñaba a cada alumno de forma individualizada, respetando las bases pero adaptándolas al discípulo en particular.

Murió prematuramente de enfermedad, contando solamente 47 años de edad en Jinan, Shandong. Su arte se resume en sus propias palabras: “Al practicar esgrima, hay que hacer que el propio cuerpo se mueva como un dragón nadando, evitando a toda costa los bloqueos y el estancamiento. Practicando así, diariamente, durante mucho tiempo, el cuerpo y la espada se coordinarán; el espíritu y la espada se armonizarán. Cuando no haya espada, será como si en todas partes hubiese espadas. Si se puede alcanzar a entender esta relación, entonces se obtendrá lo mejor del Tao.”

Dado el cargo de Li Jinglin en la Academia Central de Guoshu, tuvo muchos alumnos, pero no instituyó un linaje de transmisión discipular, por lo que se hace imposible hacer una lista completa de sus sucesores. Grandes maestros de la talla de Pei Xirong (Wudang), Hu Yuen chou (Taijiquan), Gu Ruzhang (más conocido como Ku Yu-cheung, Shaolin), Fu Zhensong (Baguazhang) y el hijo de éste, Fu  Yonghui (Fu Wing fai en cantonés), Chu Guiting (Xingyi), Liu Baichuan (Luohan Shaolin), Sun Cunzhou y Sun Jianyun (los hijos de Sun Lutang), Su Jingyou, Huang Zhixiu, Gao Zhendong, Qian Xijiao, y otros muchos han aprendido la forma de esgrima Wudang.

 


LI YULIN    

 

Entre los alumnos de Li Jinglin destacaba, por su entrega absoluta a la práctica y su honestidad como persona, Li Yulin (1888-1965), quien había aprendido Xingyiquan bajo la tutela de Hao En’guang, Zhang Zhaodong y Li Cunyi. Pudo aprender Taijiquan de manos de los miembros de la familia Yang y de Sun Lutang. Hay que destacar que el propio Yang Chengfu (1883-1936), el gran maestro del estilo Yang, nunca consideró a Li Yulin como alumno, sino que lo trató como a un igual. También destacó en Baguazhang y diferentes métodos de Shaolin.

            Yulin aprendió el manejo de la espada de Wudang cursando estudios en la Academia Central de Guoshu de Nanjing.

 

LI TIANJI 

 

Li Yulin tuvo dos hijos, Li Tianchi y Li Tianji. El primero optó por la carrera de la medicina tradicional, mezclando sabiamente los conceptos clave de la medicina, el Tuina (terapia manual) y las bases de las artes marciales y el Qigong. El segundo ha llegado a ser conocido como “el Padre del Taijiquan moderno”, por su incansable labor en pro de la difusión del Taiji y por haber participado en la confección de algunas formas famosas en todo el mundo, como el Taijiquan simplificado en 24 movimientos (Jianhua Taijiquan).

Li Tianji (1914-1996) nació en el condado Anxin, provincia de Hebei, y comenzó su aprendizaje de Wushu bajo la tutela de su padre, Li Yulin, a la edad de siete años. Luego pasó a ser discípulo de Sun Lutang (1861-1933), y de Li Jinglin, con quien estudió Wudang Jian. Graduado como profesor de Wushu de la Academia Central a los diecisiete años, Li estaba convencido de la utilidad del Taijiquan como herramienta para el mantenimiento de la salud y la forma física. Fue así como llegó a ser el primer profesor que fomentó la práctica del Taiji entre la gente mayor y enfermos, logrando resultados altamente satisfactorios. Cuando el Taijiquan fue rehabilitado en la década de los cincuenta, el gobierno chino estableció una Comisión Estatal de Cultura Física y Deportes, y Li Tianji fue escogido como su director. Fue así como a mediados de los cincuenta aparecieron los textos de la forma simplificada en 24 movimientos de Taijiquan, la forma de 66 movimientos, la forma de espada simplificada en 32 movimientos y la forma de 88 movimientos, todas ellas dictadas por el grupo de maestros tradicionales dirigidos por el Maestro Li. También publicó, en 1980, un texto comprehensivo sobre la espada de Wudang. Más adelante, el Wushu siguió evolucionando, y Li Tianji siguió trabajando incansablemente en el desarrollo de las artes marciales, llegando a ser considerado “Pionero de las Wushu en la nueva China” y “Padre del Taijiquan contemporáneo”, y se premió toda su vida de esfuerzo otorgándole el título de “uno de los diez mejores Grandes Maestros del Wushu”. Hasta el día de su muerte, el Maestro Li Tianji  formó parte del cuadro de profesores del Instituto de Educación Física y Deportes de Beijing.

Puesto que su trabajo ha consistido en enseñar Wushu durante toda su vida, Li Tianji ha tenido grandes seguidores y alumnos. Entre los que continúan la tradición de la esgrima Wudang, cabe mencionar a su hija, Li Defang, y su sobrino, Li Deyin (1938-), quien estudió Taijiquan y Wudang Jian con su tío, y posteriormente pasó a  ser alumno de Li Jingwu (estilo Chen), Xu Zhiyi (estilo Wu), Sun Jianyun (estilo Sun) y Hao Jiajun (estilo Yang). Viajó a Shaolin y Wudang Shan para profundizar en sus estudios. Actualmente, el Maestro Li Deyin es vicepresidente de la Asociación China de Wushu y actúa en las comisiones de investigación y desarrollo de nuevos materiales de Wushu y Taijiquan, como formas de competición, arbitraje y edición de textos.

 

CARACTERÍSTICAS DE LA ESPADA DE WUDANG


        Además de la pericia marcial en el arte de la esgrima, la espada de Wudang es considerada como una herramienta del Taoísmo. La práctica del estilo tiene como objetivo el cultivo de los Tres Tesoros: proteger la esencia (bao jing), nutrir la energía (yang qi) y serenar el espíritu (an shen). La concentración durante la ejecución de los movimientos permitirá que no exista ninguna “pérdida” (lou) en estos elementos, beneficiando la salud y la longevidad, a la vez que permite alcanzar la paz espiritual de la meditación.

El manejo de la Wudang Jian requiere demostrar la cintura de Taiji y los pasos de Bagua, utilizando energía en espiral. El cuerpo y la espada deberán coordinarse, y la espada y la psique deberán armonizarse. Los movimientos tienen que seguir una trayectoria circular, suave y flexible, la parte alta y la parte baja del cuerpo se moverán en conjunto. Las acciones serán continuas, sin mostrar ninguna interrupción; La mano izquierda, formando la posición de dedos de espada, se moverá completando suavemente las acciones del cuerpo y de la mano que sostiene el arma.

Durante el ejercicio de la forma, es requisito exhibir los principios básicos del Taijiquan: energía vacía y ligera en la coronilla, relajar el pecho y estirar la espalda, relajar la cadera y agilizar las muñecas, hundir la energía en el Dantian y liberar la fuerza desde la columna. También hay demostrar las cualidades esenciales del Baguazhang: esquivar, desplegarse, saltar, y capturar, y tener en mente la teoría clásica del Xingyiquan: “mostrar una valentía sin tacha”, “como una flecha que alcanza el blanco” y “cuando el adversario aún no se ha movido, yo ya he llegado”. De este modo, se podrá utilizar correctamente la vitalidad espiritual (jingshen) durante cada acción, y los golpes mostrarán la coordinación entre mente, energía y cuerpo a través de las cinco habilidades: manos, vista, cuerpo, desplazamiento y técnica.

        Dado  que el arte de la esgrima de Wudang es un arte interno, desarrollado al amparo de la filosofía taoísta, ha incorporado los principios de éste a su estrategia de combate, recurriendo a ideas como “vencer a la acción gracias a la quietud”, y “no oponer resistencia para quitarle la fuerza al contrincante”. La espada Wudang está diseñada para luchar a una distancia relativamente cercana al oponente, de manera que las acciones “comienzan después de las del contrario, pero llegan antes”. Hay que “cambiar con naturalidad de acuerdo a los movimientos del enemigo”, sin basarse en reglas estrictas, y fluyendo de acuerdo a la filosofía del Cambio, encontrada en el Yijing. Por eso se dice: “la clave de la esgrima es observar los cambios: en cuanto el oponente inicia el menor movimiento, yo lo intercepto y alcanzo el primero. cada movimiento, un cambio: cada cambio da en el blanco”.

        Hay que usar la mente y no la fuerza bruta. Esperar a lanzar el ataque en cuanto se siente un punto débil en el adversario. La meta es derrotar al enemigo de un solo golpe. Para ello, no hay que oponer resistencia, y tomar prestada la fuerza del propio adversario. Hay que moverse en círculo, pero lanzar los ataques en línea recta, favoreciendo los Ci, las estocadas con la punta del arma. Hay que evitar en lo posible el contacto con el arma enemiga, y trazar círculos para confinarla a una zona concreta. Se debe “esperar tranquilamente el movimiento del adversario”, y lanzar un ataque relámpago.

El máximo logro en la esgrima Wudang es que “el cuerpo y la espada se armonicen completamente”, de modo que las acciones del cuerpo y los golpes de espada sean una sola cosa, “el cuerpo se mueve como un dragón; la espada es como un rayo”. “La cintura es de Taiji y los pasos de Bagua”, permitirán un trabajo corporal fluido y ágil. Cuando “espíritu y espada se combinan en uno”, en cuanto se vea el punto débil del adversario, el espíritu creará un impulso, mente, energía y fuerza actuarán simultáneamente y la espada ya habrá dado en el blanco.

La mirada juega un rol de capital importancia. Durante el entreno y sobre todo en el trabajo por parejas, es imprescindible entrenar la “mirada periférica”, no seguir obsesivamente la hoja del adversario ni mirar a partes aisladas de su cuerpo. En cambio, la mirada deberá percibir al adversario y al entorno como un todo indivisible.

El dominio del cuerpo es esencial para un trabajo de calidad en la esgrima. Como dice el proverbio de Wudang: “Cuando salta y gira en el aire, hasta los pájaros se asustan”; “cuando rueda por el suelo, no levanta ni una mota de polvo”. Por eso se ha dicho que el espadachín es como el viento al moverse y como una montaña en la quietud.

 

 


 “El resplandor de la espada traspasará las nubes”

 

FORMA DE ESPADA DE WUDANG (Versión Li Tianji)

        La forma de espada de Wudang publicada el año 1980 por Li Tianji consta de cuarenta y nueve movimientos repartidos en seis Jie (secciones) diferentes. El ritmo general es parecido al de la esgrima Taiji, si bien las acciones en general son un poco más rápidas y se incluyen movimientos veloces y potentes que intercalan la utilización de Yin y Yang en armonía. La forma es muy variada en contenido, presentando diferentes posiciones de pies, ataques de espada, trabajos muy definidos de desplazamiento y la inclusión de inclinaciones del tronco con el fin de evitar los ataques del adversario. Entrena la agilidad y la viveza en los cambios de acción, unir armónicamente dureza y suavidad, combinando la cintura de Taiji y los pasos de Baguazhang.

 

 

 


Las ocho posiciones yin-yang de la Wudang Jian